Viajando y comiendo por Irlanda: Dulce de ruibarbo y gengibre

Las hojas de esta planta son venenosas, pero los tallos se usan en mermeladas, pasteles, e incluso para saborizar yogures. Claro que esto no tiene nada que ver con mi decisión de hacer este dulce. Lo que me llevó a hacer este dulce fue lo siguiente:

En agosto fue mi cumpleaños. Para festejarlo fui a Co. Westeford a conocer lo que acá denominan el “rincón soleado” de Irlanda. Por casualidad (ta-te-ti y un llamado de último momento) terminé en Dungarvan, en un bed & breakfast llamado “The Castle”. No era un castillo, aunque antiguamente lo fue, sino una casa de campo del 1800. La dueña tenía varios premios por sus (obvio!) scones y según todos los reviews que pude leer, hacía el mejor porridge del hmmmm… mundo? del universo? Puede ser, mi experiencia con el porridge es muy limitada…

Cómo decía, me quedé en este lugar mágico, en el medio de nada y a la vez cerca de todo, con una dueña que se sentaba a hablar por horas con sus huéspedes y que estaba en la cocina … mencioné que uno tenía acceso ilimitado para ir en busca de té, café o scones caseros? Ni siquiera en mi casa tengo tanta suerte!.. en fin, decía que la dueña estaba en la cocina delas 5 de la mañana, preparando ella misma el desayuno!

Lo que me encontré en la mesa esa primera mañana, incluía desde bagels con salmón y chutney de tomates, hasta fresas del jardín y yogurt casero. Por supuesto el desayuno irlandés estaba en el menú, con todos los embutidos producto de la granja adyacente al B&B, pero lo pasé por alto, porque había algunas cosas más interesantes y que no había probado todavía.

Mientras pensaba que pedir, sentada junto a la ventana, todavía a medio despertar, Joan, la dueña, se acercó y me dijo que tenía que probar el porridge, que estaba ya por salir de la cocina. Después de leer los reviews, me pareció una buena idea, y temerosa me serví un par de cucharadas y lo mezcle (por sugerencia de uno de los otros huéspedes del lugar) con moras y lo que pensé era manzana con ralladura de naranja. El paraíso!! No aconsejable para un caluroso día de verano en Buenos Aires, eso seguro! Pero en el fresco verano irlandés, la verdad es que resultó riquísimo!

La compota de manzana, resultó ser ruibarbo con ralladura de naranja y gengibre, según me informó amablemente Joan, cuando le pregunté. Y así, sin quererlo, probé el ruibarbo. No puedo decir que detectara demasiado gusto, porque la naranja tapaba gran parte del sabor, pero me dejó pensando e intrigada de probar este vegetal-fruta (depende a quién le preguntes).

Así que me puse a investigar y descubrí que aparentemente se lleva muy bien con el gengibre, y que preparar mermelada de ruibarbo es bastante común. Lamentablemente no encontraba ninguna receta que usara los tres ingredientes, así que tuve que hacer prueba y error para encontrar la receta de este dulce. Pero valió la pena.

Miren las fotos del lugar, vale la pena, si andan algún día por Waterford (uno nunca sabe) visitar y conocer a esta gente y por qué no, dejarse mimar con un desayuno casero servido en vajilla de plata y salir a caminar por la granja hasta llegar al río cercano.

Web: http://www.castlecountryhouse.com/

Entonces, para preparar un frasco de 250grs de dulce de ruibarbo se necesitan:

  • 2 tazas de ruibarbo (elegir los tallos más rojos que encuentren).
  • 1 taza de azúcar (la proporción es: la mitad de azúcar que de ruibarbo).
  • jugo de medio limón (medio limón por taza de azúcar).
  • ralladura de media naranja ( o un poquito menos si lo quieren con menos gusto a naranja).
  • un pedazo de gengibre de aprox 2cm, rallado.

Preparación:

Cortar el ruibarbo en trocitos de 1 cm de grosor (más o menos).

Medir la cantidad obtenida con una taza, y por cada taza de ruibarbo calcular media taza de azúcar…

Colocar el ruibarbo en un bol y agregar la ralladura de naranja…

Agregar el azúcar y mezclar…

Va a quedar algo así ….

Lindo y colorido, no?

Bueno, ahora es momento de ponerlo en la heladera.

Heladera? Sip. Durante toda la noche, para que el ruibarbo suelte parte de su líquido.

Por la mañana, van a encontrar algo como esto:

Colocar la mezcla en una olla a fuego medio y agregar el jugo de medio limón y el gengibre rallado…

Cuando la preparación comience a hervir, bajar el fuego. Van a notar que se forma una espuma en la superficie, hay que retirar esa espuma con una cuchara de madera.

Cocinar aproximadamente una hora. No es exacto, así que es importante prestarle atención al dulce y no dejarlo sobre el fuego e irse a hacer otra cosa. Aunque supongo que eso se aplica a cualquier cosa que uno esté cocinando😉

¿Cómo saber que el dulce está listo? Tomar una cucharada del dulce y ponerla sobre un plato. Esperar hasta que se enfríe y, si siguen la tradición de las abuelas, pasar el dedo índice por el medio, sino usar la cuchara de madera. Si el dulce no se vuelve a unir, está listo. Si se junta nuevamente, necesita un poco más de tiempo en el fuego.

y listo! Se puede envasar en un frasco previamente esterilizado!

La foto no le hace justicia… espero sepan disculpar mi falta de habilidad con la cámara!

Ideal con escones o tostadas!!!🙂

Hasta la próxima!

5 pensamientos en “Viajando y comiendo por Irlanda: Dulce de ruibarbo y gengibre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s