Torta rústica de ricota

Después de semanas alejada de la cocina-blog, esta semana me poseyó Doña Petrona y no paré de hornear!

Hoy arranqué mi día con pancakes de arándanos y miel, pero este es solo el cierre de una semana de delicias que arrancó el lunes con esta torta rústica de ricota. La llamo “rústica” porque la superficie queda irregular y es crocante, como la corteza del pan. Podría llamarla pan de ricota… pero si la hacen van a ver que su interior en nada se parece a un pan, sino que es dulce, húmedo y liviano, lleno de pasas de uva y aroma a naranja.  

Las fotos no le hacen justicia y eso se debe a que mi habilidad con la cámara se ve influenciada drásticamente por las circunstancias climáticas, a saber: que no tengo ni idea de como hacer que las fotos se vean bien cuando las saco los días que no hay sol. Suena ridículo (y habla de mi falta de conocimientos fotográficos), pero todo se ve igual de gris que mi entorno en las fotos que saco de noche o en días nublados. Me inmagino que debe haber una manera de iluminarlas, pero no sé cual es, así que mi pobre torta, creada para alegrarme el día, se ve un tanto triste en estas fotos. Culpemos al clima de Londres por ello y sigamos adelante😉

El lunes me desperté y de pronto el otoño se había transformado en invierno sin avisar y desde la ventana de mi cocina me saludó el siguiente panorama:

Ha llegado el invierno…

 

Gris, frío, y camino a la estación de tren, me sorprendió la neblina…

No veo ni dónde piso…

Así que para cuando emprendí el camino de regreso ya tenía en mente preparar una rica torta casera, después de todo, no hay mejor antídoto para el frío🙂

Esta es una receta que siempre hice a ojo y esta es la primera vez que le pongo cantidades; así que si bien salió muy rica (y desapareció en dos días) tiene posibilidades de salir aun mejor y pienso seguir jugando con las cantidades. Por lo mismo, cualquier sugerencia será bienvenida.

Sin más, la torta:

Ingredientes:

  • 250 grs de harina leudante
  • 75 grs. de azúcar (en este caso usé rubia, pero en general uso azúcar común)
  • 15 grs. de manteca
  • ½ cdita de sal
  • 1 Huevo
  • Ralladura de 1 naranja
  • 2 cucharadas de jugo de naranja
  • ½ taza de pasas de uva (pueden usar nueces también)
  • 250 grs de ricota

 Procedimiento:

 1.- En un bol grande mezclar la ricota con el huevo, la manteca derretida (la mía estaba a medio derretir), el azúcar, la ralladura y el jugo de naranja.

2.- En un bol colocar la harina y la sal. Agregar las pasas y mezclar para que queden cubiertas con la harina y no se vayan al fondo de la preparación al cocinarla.

3.- Agregar la mezcla seca de a poco a la preparación de ricota, hasta incorporarla toda y tener un bollo que se pega en las manos.

4.- Verter sobre la mesada y amasar levemente para que todos los ingredientes se unan. La masa es húmeda y más bien pegajosa, eso es normal. No es necesario manipularla mucho y en general es mejor no agregar demasiada harina durante el amasado. Envolver el bollo en film y dejar descansar en la heladera.

5.- Mientras tanto, enmantecar y enharinar el molde, que puede ser una budinera, un molde sabarín mediano, un molde para pan (aprox de 20cm de largo) o incluso un molde para bizcochuelo, en cuyo caso la torta queda chatita; prender el horno a 180°C, y lavar todos los utensillos utilizados🙂

6.- Luego de pasados unos 30 minutos, la masa puede retirarse de la heladera. Colocar con cuidado el bollo en el molde y llevar al horno durante 45 minutos aprox.

7.-  Antes de sacarla del horno, chequear que la torta está lista, para ello se puede clavar un palito de brochette (o un cuchillo, como hacían las abuelas) en la torta y si sale limpio (sin masa pegada) está lista. Es importante hacer este test porque todos los hornos varían. Por ejemplo, el que tengo ahora no parece levantar temperatura nunca, por lo que la torta tardó 2 horas (si, 2 HORAS!) en hacerse a 200°C.

8.- Sale del horno así:

Parece un poco un pan o por ahí es el molde… A mi me gusta más con azúcar impalpable, pero esta vez no tenía  a mano, así que preparé un almíbar con 1/2 taza de jugo limón (puede ser naranja también) y 1/4 taza de azúcar. Mezlar sobre el fuego hasta que el azúcar se haya disuelto y luego pintar la torta con la mezcla. No solo le da un brillo apetitoso, sino también un aroma cítrico increíble. Queda así:

Bueno, eso es todo por hoy! Me voy a mirar Charlie & Lola con unos mates! Espero grandes cosas de ti, amiga co-bloggera!! Hasta la próxima receta!

3 pensamientos en “Torta rústica de ricota

  1. Amazing! Definitivamente para probar esa torta! Además, te digo que el clima de Bs. As, está más para algo así que para un helado ultimamente😉

    Siii, proximamente subo algo, por ahí salado que creo que no ha sido mi fuerte ultimamente😛

    Besoteee y a ver qué nos mostrás del Halloween londinense!

    • El clima está loco en todo el mundo!! Por acá, no se decide a salir el sol o llover, así que ahora está lloviendo con sol!
      Ayer subí un par de recetas para Halloween. Espero anciosa alguna recetilla salada, a ver si la puedo cocinar por estos pagos🙂
      Besote grande amiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s